Dios y la crueldad en la naturaleza

Acabo de leer un artículo excelente, el diseñador poco inteligente: autoinmolación, que trata sobre los agentes infecciosos que atacan a las supuestas creaciones de un dios omnipotente, también sobre como, hasta nuestro propio sistema inmunitario, se puede rebelar contra nosotros. Os lo recomiendo. Hay un par de párrafos para enmarcar:

Resulta difícil justificar, a la luz de un creador omnipotente y bondadoso, el martirio constante que para sus creaciones supone el ataque de los numerosos agentes infecciosos. La muerte, o las tremendas secuelas producidas por estas enfermedades, solo podrían entenderse si sustituimos el calificativo «omnipotente» por el de «chapucero» o, aún peor, el de «bondadoso» por los de «cruel» y «sádico».

Así es como funcionan las cosas cuando los organismos son producto de un proceso ciego, mediado por la reproducción diferencial y donde cualquier pequeña ventaja puntual es aprovechada al máximo sin importar nada que no sea una mayor probabilidad de supervivencia inmediata. La selección natural no sabe de efectos secundarios a largo plazo ni de daños colaterales. Muy al contrario, únicamente pesa en una eterna balanza a unos y otros organismos. Un escenario muy diferente, y con resultados muy distintos, a lo que cabría esperar del sofisticado taller de un diseñador omnipotente.

Cuando sacas estos temas a alguien que cree al pie de la letra lo que la Biblia dice, te catapultan de inmediato contra el Génesis, mostrando por qué Dios castigó al primer hombre, a la primera mujer y a fuer de buen cristiano, a toda su descendencia. Ya se sabe, Adán y Eva vagando en pelota picada en un paraíso donde no había otro agente infeccioso que el deseo:

[…] cada uno es probado al ser provocado y cautivado por su propio deseo. Entonces el deseo, cuando se ha hecho fecundo, da a luz el pecado; a su vez, el pecado, cuando se ha realizado, produce la muerte.

Santiago 1: 14 y 15

Bien, vamos a jugar al juego del ‘tú tienes razón’. Los hombres están castigados por meter la pata hasta el corvejón, se merecen todo y más: parir con dolor, trabajar duro para llevarse el pan a la boca(Génesis 3:16-19), sufrir enfermedades terribles, algunas causadas por su propio sistema inmunitario, perder la conexión de Internet cada quince minutos o ver telebasura, entre muchos otros. Sea.

Pero… ¿qué hay de la naturaleza?, ¿la crueldad es algo exclusivamente humano? Ahora viene el chico creyente, agradable y sonriente, jamás ha pisado por puro placer una hormiga, siempre despide firme pero cortés a las cucarachas que allanan su propiedad en lugar de pisotearlas como a vulgares insectos, son creaciones de Dios ya se sabe, y nos cuenta que no: “en la naturaleza los animales matan para alimentarse, para defenderse, para conseguir una hembra. Dios ha creado a todos los animales con una función que cumplen sin rechistar, la crueldad es algo meramente humano”. Ante este argumento sólo queda contraponer la realidad, casos de sevicia animal, ¿diseños? impropios de un diseñador ¿bondadoso?:

La práctica del canibalismo es muy común en algunas especies, desde aves hasta peces pasando por este entrañable hámster que nos mira desde su jaula. También se ha descubierto que era habitual en algunas especies de dinosaurios en períodos de escasez de alimentos.

“Hola, como algunos sabréis hace ya un mes más o menos, un zorro me mató la mitad de mis animales” Otra práctica muy habitual en los zorros, comadrejas y ratas, mato a diez gallinas y me como una. ¿Las otras nueve era sólo por diversión? Este zorro fue encontrado en una jaula preparada exclusivamente para él, ante el asombro de las gallinas.

“Delfines de gran tamaño -3,60 metros de largo aproximadamente- se organizan en manadas y matan a otros mamíferos. Usan sus mandíbulas como bastones y desgarran tejidos con sus afilados dientes. Se observó, por ejemplo, que atacan a las marsopas. Y al parecer, las matanzas no tienen como objetivo la alimentación. Las primeras evidencias sobre las conductas agresivas de los delfines empezaron a aparecer en los primeros años de esta década, cuando se halló gran cantidad de estos mamíferos marinos muertos en todo el mundo.Al principio se pensó que las muertes estaban vinculadas a algún tipo de virus. Pero después de estudiar a los delfines muertos, se descubrió que habían sufrido fracturas múltiples, graves lesiones internas y mordidas. Las marcas dejadas por los dientes de los atacantes fueron la clave para determinar por qué habían muerto. Cuando los científicos compararon las marcas con mandíbulas de mamíferos marinos, descubrieron que las mordidas coincidían con las dentaduras de delfines” En la imagen un una marsopa muerta por esta causa en una playa californiana.

“El infanticidio ‘estratégico’ es común en diversas especies de primates, pero aún más impactante en uno de sus embajadores más pacíficos, el lémur de Madagascar, cuyo macho no dudará en distraer a su pareja para lanzar a su cría desde el árbol”.

Esto son sólo unos cuantos ejemplos. He dejado el mejor para el final, sólo ver el vídeo da ‘cosica’. Es el caso de nuestra buena amiga la Mantis Religiosa, que en ocasiones decide comerse la cabeza del macho durante la cópula. Lo más interesante es que los muy imbéciles se pelean entre sí, por ver quien conseguirá pasar una noche loca con doña extravagancias.

En resumen, ¿que tipo de mente podría haber diseñado una cosa así? Recordemos el artículo que hacía referencia al principio: “Solo podrían entenderse si sustituimos […] el calificativo de ‘bondadoso’ por los de ‘cruel’ y ‘sádico'”.

Fuentes:
Clarín: Los delfines no serían tan bondadosos como parecen.
La ciencia y sus demonios: El diseñador poco inteligente, la autoinmolación
Cooking Ideas: Los humanos no son los únicos animales que matan por diversión
Sinc: Las bandas de chimpancés matan para obtener territorio
Los delfines mulares matan marsopas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Religión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Dios y la crueldad en la naturaleza

  1. trinux dijo:

    Que bueno, como te lo curras. Por cierto… ¿no has ido a ver la cruz de la juventud? jeje

    ¡Saludos!

  2. Araxe dijo:

    Con la de monadas que hacen los delfines en el zoo… esto es como descubrir que los reyes son los padres 😦

    • Pedro Pablo dijo:

      Por lo visto cuanto más inteligente es una especie, el caso de delfines, primates y por supuesto los hombres, pueden ser más crueles. También de todo lo contrario, mira lo que dice la wiki:
      “Los delfines pueden establecer fuertes lazos sociales, donde incluso algunos individuos heridos o enfermos son cuidados por otros, incluso ayudando a respirar al llevarlos a la superficie si fuese necesario.”

      • Araxe dijo:

        “Los delfines pueden establecer fuertes lazos sociales, donde incluso algunos individuos heridos o enfermos son cuidados por otros, incluso ayudando a respirar al llevarlos a la superficie si fuese necesario.”

        Ohhhhhhhhhhhhhhhhhh, qué monos 😀

  3. hello, acabo de ver esta entrada y me ha llamado la atención. Yo antes también escribía en un blog, y escribí una entrada que se llamaba Sexo salvaje y también había un video de el apareamiento entre la mantis religiosa y su amante-víctima, si lo encuentro te lo pongo.
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s