Aumentando la biblioteca

Llevaba tiempo sin actualizar los títulos de mi biblioteca. Sólo han pasado unos meses y me he hecho con nuevos ejemplares. Los grandes libros no cuestan mucho, te los encuentras tirados en alguna librería de segunda mano, por algún rincón de la ciudad, como oferta de lanzamiento de alguna colección, nunca ha estado más alejado el valor y el precio. ¿Os imagináis un mundo en el que “Viaje al centro de la Tierra” costara treinta euros y el “Código da Vinci” lo regalaran comprando el periódico? Sin embargo seguimos estando en el mundo al revés y en esto de la literatura también hay modas, y de alguna manera me alegro por no disponer de mucho dinero. Me tendré que conformar con los clásicos. De nuevo ¿Os imagináis un mundo en el que regalaran jamón de bellota? Ese es el mundo de los libros. Quien compre mortadela con aceitunas a precio de oro me parece un idiota, alguien que no tiene ni pajolera idea de qué va, o de qué ha ido todo esto de juntar unas letras con otras. Pues bien, queda actualizada mi biblioteca con los siguientes títulos, palabra que entre todos no me han costado más de diez euros:

– Yendo en bicicleta me topé con el primer tomo de las mil y una noches (las primeras trescientas treinta) y con una biografía de Beethoven, sobre un pequeño muro. De existir algún Dios de las letras, ese día se acordó de mí. Desestimé un libro sobre el derecho en cuestiones de herencias.

– Dos novelas de Alberto Vázquez-Figueroa, “Marfil” y “Ébano”. Sí, ya sé que no son grandes clásicos… la excepción confirma la regla ¿o no?

– “El origen de las especies” de Charles Darwin. A éste me lo encontré hoy remetiendo un poco la mano en los libros que nadie suele comprar en un quiosco de prensa. Sí, ya sé que tampoco es literatura…

– “Miguel Strogoff”, “Viaje al centro de la Tierra”, “La vuelta al mundo en ochenta días” y “El castillo de los Cárpatos”, de Julio Verne. Son las primeras novelas que leí cuando tenía apenas catorce años, por recordar viejos tiempos. “El castillo de los Cárpatos” es especialmente complicado toparse con ella, algún día os hablaré de ella.

– “Del sentimiento trágico de la vida” de Don Miguel de Unamuno, un poco de filosofía no va a hacer daño a nadie.

– “El retrato de Dorian Gray”, de Oscar Wilde. Le dije al vendedor que si la gente valorara realmente esta obra no valdría un euro. “Hoy en día la gente se fija en otras cosas. Es la obra cumbre de Wilde”- me dijo.

Ahora mismo ando metido leyendo a Molière y a Unamuno, ya os contaré.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s