Dos posturas irreconciliables

Ayer estuve hablando más de tres horas sobre religión, existencia de Dios y las contradicciones bíblicas. Llegué a varias conclusiones:

1. Hablamos idiomas distintos. Mientras que el ateo intenta explicar el mundo, hasta donde sabe, desde el mismo mundo, el creyente lo explica desde fuera del mundo, basándose en lo sobrenatural.

2. Diferentes expectativas. El creyente piensa en un mundo en el que todas las personas tengan fe en el Dios verdadero, y puesto que yo no creo en ese Dios ni en ningún otro no tengo cabida en ese mundo. El que no es creyente, en cambio, piensa en un mundo en el que las personas sean profundamente críticas, razonables aunque mantengan posturas diametralmente opuestas. En un mundo así, piensan y pienso, la religión no tendría mucho sentido.

3. Tenemos expectativas equivocadas, un mundo en el que todo el mundo pensara igual sobre los temas fundamentales darían ganas de destruirlo para comenzar de nuevo solo del aburrimiento, en él solo se podría discrepar del sabor de la mermelada. Un infierno distópico. Entiendo también que en un mundo en el que todos fuéramos hipercríticos igual sería difícil dar un paso sin preguntarnos el porqué.

4. Aun así siempre preferiré la duda a la obediencia.

5. Los creyentes dicen “Tengo que agradar a mi Dios para que el arregle mis cosas”. El agnóstico necesariamente ha de pensar “Como esto no lo arregle yo o lo arreglemos entre algunos mal vamos”. La primera es una actitud de espera, la última necesariamente ha de ser una actitud proactiva.

6. 1 Samuel 15:3 “Ahora ve, y tienes que derribar a Amaleq y darlo por entero a la destrucción con todo cuanto tiene, y no debes tenerle compasión, y tienes que darles muerte, tanto a hombre como a mujer, a niño como a lactante, a toro como a oveja, a camello como a asno” Este fue el versículo de la discordia. Desde mi punto de vista un Dios justo tiene necesariamente que dictar normas justas. Bajo ningún concepto, en ningún escenario posible ni remotamente imaginable matar bebés es justo ya que ningún recién nacido puede ser culpable de nada ni merecer la muerte. ¿Un Dios justo puede mandar hacer eso?

7. La vez anterior hablé de estos temas con un ateo y nos dábamos mutuamente la razón. Me aburrí como una ostra, fue lo más parecido a comerse un bocadillo de pan. Razón de más para que en el futuro las personas sigan discrepando unas de otras y debatiendo en libertad posturas diferentes. Aunque solo sea para evitar el aburrimiento.

8. Hablamos largo y tendido sobre el diluvio, mi postura la dejé bien clara en el post ‘Noé ¿por qué debe interesarnos?’ y también me resultó interesante otros posts que leí al respecto: 10 razones para no creer en el diluvio universal y Los problemas de Noé

9. Al final acabé hablando de la parábola del hijo pródigo. En ella un hijo que abandona la casa de su padre acaba malgastando su parte de la herencia en prostitutas y en fiestas varias. Al final arrepentido vuelve a la casa de su padre y este le perdona. La moraleja no es otra que la siguiente “No abandones a Dios(padre) que te va a ir mal, muy mal en la vida” ¿Es eso cierto? ¿Uno no puede tomar buenas decisiones a no ser que siga a un Dios en concreto? ¿Uno tiene que quedarse obedeciendo por temor a ser un desgraciado? ¿Tiene la religión el monopolio de las buenas decisiones, de las causas justas y buenas, del amor y la sabiduría y más allá solo hay putas, mal vino y se extiende la nada sobre un yermo de desolación?

Este es el resumen de lo que ayer hablamos, que la paz de Dios esté con ustedes y que éste os pille a poder ser confesados. xD

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones, Religión y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Dos posturas irreconciliables

  1. Jecholls dijo:

    Jaja, vaya, me gustaría conocerle porque de ser así seguro que tendríamos charlas interesantes de este tipo. Recientemente tenía unas conversaciones del mismo tipo con un compañero turco que conocí este curso en la facultad. La discusión fue también interesante pero se torció hacia un punto de vista algo distinto que el del simple ateísmo frente a la fe, la ciencia contra la religión, etc. Yo abordaba el tema desde un punto de vista semántico, que para algo es lo que estudio y para lo que me preparo en cierto modo como proyecto de filólogo. En mi blog publiqué un día un artículo en el que desarrollaba mejor este tema, titulado “Dios no existe”. Tal vez te interesaría leerlo. Creo que se borró hace poco en una criba que se hizo en mi comunidad, pero voy a resubirlo cuando pueda.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s