Comentario de texto: Platón

Introducción

Aquí incluyo un segundo comentario de texto, modelo de selectividad, sobre Platón. El primero fue de David Hume y va ya por las mil seiscientas visitas. Para los amigos del copy/paste y sobre todo para los que disfrutan con esa cosa antigua y que aparentemente sirve para bien poco que es la filosofía he aquí Platón disertando sobre política.

Texto

“Os hemos educado mejor y más completamente que a los otros y con más posibilidad de participar tanto en la filosofía como en la política. Por consiguiente, debéis descender a la morada común de los demás y habituaros a contemplar las tinieblas, pues, una vez habituados, veréis mil veces mejor las cosas de allí y conoceréis a la perfección cada una de las imágenes y a qué seres corresponden, ya que vosotros habréis visto antes la verdad en lo que concierne a las cosas bellas, justas y buenas. Y así el Estado será para nosotros y para vosotros una realidad plena y no un sueño, como pasa actualmente en la mayoría de los Estados” (Platón: “La República”, Libro VII)

1) Explica el significado que tienen en este texto los términos o expresiones que aparecen subrayados en el mismo

  • Cuando Platón dice “participar tanto en la filosofía como en la política” hace referencia a dos acciones que pueden ser llevadas a cabo por aquellas personas dotadas de un alma racional. Son este tipo de personas quienes se deben implicar tanto en la una como en la otra. Para Platón tanto filosofía como política deben estar en estrecha relación.
  • Al hablar de “morada común de los demás” se refiere al mundo sensible formulado en el mito de la caverna; a la propia caverna en sí, donde los demás siguen encadenados.
  • “Las cosas de allí” son, en el mito, las sombras proyectadas en la pared de la caverna. Expresa todo lo que se puede ver con los sentidos: la materia, la naturaleza, el ser humano…
  • “La verdad en lo que concierne a las cosas bellas, justas y buenas” es el mundo inteligible, la parte más importante de la realidad, compuesto por ideas, cuyo mayor exponente es el bien. De dicho bien, de dichas ideas, participan, en diferentes grados, ciertos componentes del mundo sensible.

2) Expón la temática planteada en el texto y su justificación desde la posición del autor

En el texto Platón habla de una parte fundamental de su modelo político, de la consecución de un Estado real, a través de aquellas personas que han recibido la educación completa y necesaria, como para poder haber roto las cadenas cavernarias y gozar de la visión completa de la realidad que ofrece el mundo de las ideas. Serán estas personas, los filósofos, los sabios, los encargados de dirigir hacia la realidad el Estado ficticio y caótico de su tiempo. Para ello, y como una obligación moral, el filósofo debe descender (metafóricamente hablando) a la morada común de los encadenados para ayudarles a romper dichas cadenas y hacerles partícipes de las bondades reveladas por su propia experiencia cuyo germen causal fue la duda así como el inconformismo. Por todo ello, ¿qué mejor dirigente que aquel que tiene un conocimiento completo de la realidad, aquel que conoce la justicia, el bien, la belleza; aquel que sabe relacionar el componente del mundo sensible con aquellas ideas de las cuales participa? Para Platón nadie mejor que aquel.

Como podemos entender, separar cualquier modelo, ya sea social, antropológico… platónico, del mito de la caverna es una tarea imposible. Cuanto más resulta en este caso cuando es en el mismo libro VII de “La República” donde Platón cuenta este mito y además nos proporciona el fragmento que ahora nos ocupa. Para Platón hay un mundo sensible, que podemos percibir a través de nuestros sentidos y un mundo inteligible, compuesto éste último de las ideas, esencias de todas las cosas. Al mundo sensible es al que están sujetos los hombres, incapaces de ver más allá, recreándose en cada sombra, mutilando ignorantes la realidad de la esencia misma de la que depende. El filósofo rompe con ese mundo de tinieblas y se dirige hacia la luz, el bien en última instancia, con los ojos de la sabiduría y de la razón completando así su concepción de la realidad. Es por ello por lo que Platón encomienda al filósofo, poseedor de un alma racional, a participar en la política; una vez que conocedores del bien, que irradia luz, lo anteponen a sus intereses particulares; de ahí que quede legitimado su poder.

3) Describe el contexto histórico y cultural del texto

El texto forma parte de la obra “La República”. Platón vivió la última cuarta parte del s. V a.C. y la primera mitad del s. IV a.C. Históricamente, es esta época una época de turbulencias políticas y militares de gran calado. Con un imperio medopersa en decadencia de trasfondo y considerados los macedonios, pueblo del que saldrá Alejandro Magno un siglo después, como unos bárbaros todavía sin relevancia alguna, hablamos de un tiempo de transición en el que no hay un claro dominador del mundo conocido. Grecia estaba compuesta por ciudades estado gobernadas de diversas maneras y sumidas entre ellas en la guerra del Peloponeso. En dicha guerra los dos principales contendientes fueron Atenas (democrática e intercultural) y Esparta (aristocracia militar).

A la decepción por el mal fin de Pericles y con ello la pérdida de la hegemonía ateniense, unido al mal experimento del curtidor Cleón, junto al envenenamiento de la vida pública por parte de los sofistas, hay que añadir el hecho más contundente que afectaría a Platón, la muerte de su propio maestro, Sócrates. Todo ello hizo que Platón rechazara la democracia como solución definitiva y aspirara a un gran cambio político ¿Cuál? El que intentó él mismo poner en práctica por dos veces en Sicilia con final adverso. Abandona la política activa y se centra en la capacitación de sus alumnos.

Culturalmente, habría que añadir y destacar el cosmopolitismo existente. Atenas había demostrado que dicha interculturalidad, en cuanto que pone en contacto técnicas y opiniones distintas, favorece el progreso y contribuye al perfeccionamiento del hombre. Sin embargo, cabría también indicar que, por otro lado, la mayor parte de la población de Atenas, estaba compuesta por esclavos.

4) Relaciona el tema del texto con otra posición filosófica y expón, razonadamente, tu visión personal del tema, valorando su actualidad.

En las antípodas del pensamiento político de Platón nos encontramos con los sofistas. Mientras que el primero pone la ética al servicio de la política, los sofistas relativizan, critican frívolamente a las instituciones y ponen la persuasión y la retórica sin escrúpulos al servicio de la política. Mientras que para ellos todo vale no ocurre lo mismo para Platón. Para éste, el gobernante ha de ser una persona honrada, partícipe del bien, idea máxima de su pensamiento.

En cuanto a mi visión personal del tema, he de indicar que, al no estar de acuerdo en la mayoría de puntos que conforman la idea principal de Platón (mito de la caverna), de la cual subyacen sus restantes modelos, tampoco estoy de acuerdo en su modelo político. ¿En todo? En casi todo. Discrepo del modelo aristocrático que defiende al entender que el valor democrático de la igualdad de oportunidades no liga con una oligarquía de sabios. Por contra, estoy a favor de la educación como valor primordial en una sociedad, al igual que Platón. Mientras que en una sociedad se promueva correctamente la educación como valor y como camino, al entender que toda la vida está acompañada de aprendizaje porque hay que reconocer que se sabe bien poco de pocas cosas; y si esa educación está dirigida hacia la ética ¿La falta de honradez política sería el problema mayúsculo que hasta incluso en nuestros días se manifiesta de muy diversas formas en tan distintos escenarios?

Además, hay que salvar las distancias entre lo que era en tiempos de Platón el filósofo y lo que ahora es. Con la complejidad creciente en todos los aspectos de la vida social sería ridículo pensar que un filósofo controlara asuntos tan diversos hoy en día y asuntos tan complejos y técnicos como la promulgación de leyes en cuanto a sanidad, inversión, desarrollo e innovación y un largo etcétera. No obstante, otros asuntos de calado más ético sería cuanto menos muy recomendable la opinión independiente de un nutrido grupo de intelectuales. En los tiempos de Platón, al existir una menor complejidad en el terreno de las ciencias, era común que un filósofo, además, tuviera conocimientos en un gran número de materias, lo que podría facilitar la realización del modelo político platónico. Tengamos en cuenta que no es lo mismo organizar la cosa pública de una ciudad-estado en la que la mayoría eran esclavos que administrar hoy día una nación de varios millones de habitantes.

Como algo que tiene una vigencia de primera plana hoy día, habría que destacar como muy valorable el hecho de que para Platón no todo valiera en la política, sino que la ética debe jugar un papel vital a tales efectos.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Filosofía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s