Gorgias, una mirada al abismo filosófico

Un abismo filosófico es el lugar donde mueren todos los sistemas, todas las teorías, todas las palabras. Es el entorno natural del escéptico más recalcitrante. De entre todos ellos hoy destacamos a Gorgias. Durante la primera mitad del s. IV a.C. fue maestro de la retórica en Atenas, gustaba de presentarse en los lugares públicos para defender una tesis que poco después contraargumentaba. Hereda el relativismo de Protágoras y lo transforma en profundo escepticismo al afirmar que:

1. Nada existe.

2. Si existiera, no lo podríamos conocer.

3. Si lo conociéramos, no nos lo podríamos comunicar.

Es curioso cómo toca esta visión de Gorgias con pensamientos tan contemporáneos cómo son el nihilismo de Nietzsche y  la deconstrucción de Jacques Derridá, no digo ya cuando Descartes empieza negándolo todo para después construir su particular sistema filosófico. Sólo que Gorgias se queda sentado frente al abismo. Merece la pena pararse en él, sin duda, para luego darse media vuelta y seguir hacia adelante.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Filosofía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Gorgias, una mirada al abismo filosófico

  1. ayrim dijo:

    Que fotazo!!!

    Yo soy demasiado crédula, creo en cosas que sé que ni existen, pero existen, porque creo en ellas. El nihilismo no deja de ser una fe, para los que no la tienen en nada. Y no hablo de religión.

    Muy interesante. Saludos!!

  2. Andrés. dijo:

    Me parece que la imagen de Gorgias mirando al abismo para luego seguir su camino es bastante acertada. Te diría incluso que se trata de una imagen cargada de la interpretación de Mario Untersteiner, para quien Gorgias más que un escéptico es un trágico. Y en esto último, precisamente, estoy en desacuerdo con usted: Gorgias no es un escéptico, ni al modo de Pirrón ni al modo de Arcesilao; en todo caso es Sexto Empírico (un escéptico) con su testimonio quien quiere hacer ver que el Tratado de Gorgias es una obra escéptica así como otros también han querido hacer de Sócrates un escéptico. Por decirlo en pocas palabras, un escéptico es alguien que suspende su juicio al no reconocer la verdad; en cambio Gorgias, como lo muestran sus discursos, en especial el Discurso Olímpico, es un personaje que asume posiciones y juzga sin tratar de ser imparcial.

    Yo creo que Gorgias es más bien un sofista, junto con Protágoras; es decir, alguien que, en vez de creer que la verdad está ahí para ser revelada, cree que la verdad es más bien una construcción, una creación casi artística, casi gadameriana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s