Vivir sin miedo: sobre la muerte

Me dijo una vez un abogado ante la perspectiva de un negocio prometedor: no hay que tener miedo de cuan grande sea el pájaro, hay que hincarle el diente. Pues bien, hinquémosle el diente al mayor pájaro de los miedos, cerca del cuello, matémos -borremos- a la propia muerte de un plumazo.

Disfruto sacando de contexto, y si es de la Biblia el doble, pero me viene que ni al pelo 1 Corintios 15:26 y 55 donde menciona: “Como el último enemigo, la muerte ha de ser reducida a nada […] Muerte, ¿dónde está tu victoria? Muerte ¿dónde está tu aguijón?”

¿Cómo borrarla de un plumazo, reírse de ella y reducirla a la nada? No, no serán necesarias otras vidas, que ningún ser supremo venga en nuestra ayuda previa hipoteca de nuestros placeres, nada más lejos de la realidad. Tómate tres tazas de sentido común, es fácil:

Epicuro nos echa desde la nebulosa de los siglos un cable heleno de los gordos, nos dice “La muerte es una quimera, pues cuando yo estoy(soy), ella no está(es); y cuando ella está(es), yo no(soy)Parece fácil de comprender ¿no? ¿Por qué sentir miedo de alguien o algo con lo que no vas a coincidir nunca? ¿Por qué vas a inventar otras explicaciones enrevesadas, religiones y divinidades, para explicar lo que te va a salvar de lo inevitable?

Otra consideración al respecto de la muerte. Tienes miedo de estar muerto, de no vivir, de no existir, de no Ser. Bien. Piensa que la mayor parte de la historia de la humanidad desde su comienzo hasta ahora, no has sido, no has existido, no has vivido y casi por definición has estado muerto. ¿Quién tiene miedo de no haber sido, de no haber vivido…, todo ese tiempo? ¿Verdad que nadie en su sano juicio? ¿Por qué tener miedo de la próxima vez que no seremos? Fernando Savater nos cuenta, a propósito de lo que tratamos, lo siguiente: “Hace tres años padecí una operación de riñón; supongamos que supiese con certeza que dentro de otros tres debo sufrir otra semejante. Aunque la operación pasada ya no me duele y la futura aún no debiera dolerme, lo cierto es que no me impresionan de idéntico modo: la venidera me preocupa y asusta mucho más, porque se me está acercando mientras la otra se aleja… Aunque fuesen objetivamente idénticas, subjetivamente no lo son porque no es tan inquietante un recuerdo desagradable como una amenaza. En este caso el espejo del pasado no refleja simétricamente el daño futuro y quizá en el asunto de la muerte tampoco.”

Pero nos sigue inquietando porque no sabemos ni el comó ni el cuándo, no nos podemos amurallar ante ella, no nos podemos parapetar porque somos conscientes de que no sabemos cuando se hará cargo de la ciudad. Epicuro de nuevo:”Vivimos ante la muerte como una ciudad sin murallas” Pero también esto es inevitable, es nuestra naturaleza humana. Séneca nos sale al paso citando a un historiador romano “Es tan necio el que teme a la muerte como el que teme a la vejez; pues de la misma manera que la vejez sigue a la juventud, así la muerte sigue a la vejez[…]Y es locura temerla (a la muerte), ya que las cosas seguras se aguardan, las dudosas son las que se temen.” Y de el hecho de que vamos a morir pocas dudas nos pueden surgir.

A veces es cuestión de elegir, ¿vivo sin Vivir con la mirada fija sin pestañear en el final, en el horizonte que no logro vislumbrar, o Vivo con lo cercano, con lo que se puede tocar y disfrutar aunque sea efímero? ¿No somos acaso igualmente efímeros? Igual la respuesta está en quienes nos acompañan en nuestro inevitable viaje al final -esos cuatro o cinco que sólo tú sabes-, igual está en que somos únicos y maravillosos, en que ellos también lo son. Qué más da, asúmelo y disfruta, sé adulto y disfruta, monta una fiesta en tu finita ciudad sin murallas. Si luego el mundo se olvida de ti es su problema, haber preguntado antes.

Mientras tanto ¿qué harías si no tuvieras miedo?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cita, Filosofía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Vivir sin miedo: sobre la muerte

  1. sosias dijo:

    Bueno, el miedo a las relaciones sociales no es un problema “filosófico” como el miedo a la muerte. De hecho tiene un nombre, y es fobia social… se trata medicamente. Pero bueno, también tiene lo suyo.

    ¡¡Coño!! muy buena entrada, la primera vez que lo leo entero ;). Sobretodo la parte del miedo a estar muerto.

  2. Pedro Pablo dijo:

    En última instancia la psicología, con la que se medica como dices el miedo a las relaciones sociales, deriva directamente de la filosofía, del concepto del Yo para ser más exactos. En todo caso solo ofrezco un punto de vista filosófico, al menos mi punto de vista sobre el miedo en general; igual en la práctica haya que actuar de otro modo y sólo con el punto de vista alejado de la filosofía no basta. SaLuDoS mi fiel Sosias!

  3. meggan dijo:

    bueno sobre la patologia psiquiatria si se necesita medicacion
    es decir por ejemplo los maniacos depresivos.
    no tienen miedo aparente a la muerte.
    sin enbargo cuando entran en alguna fase delicada.
    son capaces a sentir miedos incontrolables.
    -los depresivos en su totalidad “necesitan .morir”.

    muchos de ellos acabn suicidandose.a pesar de el miedo que crea la muerte…
    para muchos es una salida a otra vida
    bueno .una que mira que,los YÓ aveces no son tan yo os si..
    pero en general.los niños por ejemplo deprimidos no tienen miedo ala muesrte y la desean
    aissh un tema delicado…
    bueno un abrazo de hormiga!!

  4. jessy dijo:

    La verdad es muy interesante esta entrada… y te hace recapacitar sobre la importancia del momento en el que estas de tu vida….
    sigue con estos increibles articulos y con este increible blog tan lindo y xulo que estas construyendo cada día jejeje
    besitos wapoo!!!!!
    your friend for always:
    Jessy!!!**
    muackis!!!! =D

  5. Tere dijo:

    Yo he aprendido a vivir sin ese miedo, solo siento curiosidad (qué casualidad que el otro día dije estas mismas palabras en facebook). Tiene que llegar, y allí estaré yo esperándola, y diciendo: cuanto has tardado en llegar (por que me pillará muy viejita, eso si, que no le tengo miedo, pero de momento no me quiero morir) y con ella de la mano atravesaré la frontera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s