Los amigos

En el tabaco, en el café, en el vino,
al borde de la noche se levantan
como esas voces que a lo lejos cantan
sin que se sepa qué, por el camino.

Livianamente hermanos del destino,
dióscuros, sombras pálidas, me espantan
las moscas de los hábitos, me aguantan
que siga a flote entre tanto remolino.

Los muertos hablan más pero al oído,
y los vivos son mano tibia y techo,
suma de lo ganado y lo perdido.

Así un día en la barca de la sombra,
de tanta ausencia abrigará mi pecho
esta antigua ternura que los nombra.

Julio Cortázar

Imagen

Publicado en Literatura, Personal | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Asuntos inquietantes (IV)

Demasiado tarde. Cuando el incendio arrasó la biblioteca, las palabras saltaron al vacío.

Pedro Pablo

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Deberíamos

Deberíamos nacer ancianos,
despiertos, capaces de decidir
nuestro destino en la Tierra,
saber desde la primera encrucijada
qué camino tomar
y que irresponsable sólo sea
el deseo de ir más lejos.
Después, hacernos, al caminar,
aún más y más jóvenes
maduros y fuertes, alcanzar
las puertas de la creación
traspasarlas y entrar enamorados
a la adolescencia,
ser niños cuando nazcan nuestros hijos.
Igual serían siempre más viejos que nosotros,
nos enseñarían a hablar,
y nos mecerían para dormirnos,
desapareceríamos cada vez más,
seríamos cada vez más pequeños,
como un granito de uva, de arveja o de trigo…

Ana Blandiana

Publicado en Literatura, Uncategorized | Etiquetado , , , | 4 comentarios

¿Quieres una cita? (XI) Paul Valéry

_____________________________________
“El león está hecho de cordero digerido.” Paul Valéry
_____________________________________

– ¡Píntame un cordero!
– Ésta es la caja. El cordero que quieres está adentro.
El principito

Publicado en Cita, Literatura | Etiquetado , , , | 1 Comentario

La masturbación: “Le livre sans titre”

Hoy traigo un documento extraordinario, un canto a la ignorancia y a la estupidez humana perpetrado en la década de 1830. Advierte de los graves peligros que entraña la masturbación, práctica horrible donde las haya, denostada por tantos y tantos religiosos. Para ello, el libro de marras se vale del ejemplo de un joven que pasará de ser el niñito de mamá a ser esclavo de sus deseos y sufrir todas las consecuencias, por pecador que las merece.

Sólo el título es ya de por sí misterioso: “El libro sin título”. Podéis leerlo y descargarlo en esta dirección, por obra y gracia de San Google. Recordad, seguid la senda de la rectitud, las buenas costumbres y las manitas quietas, atadas a la espalda si es necesario, que luego pasa lo que pasa… una cosa lleva a otra y acabáis de aquella manera.

Aquí tenemos la cubierta, ojo con la cita de Tissot, que el pobre mío se lanza a la piscina que da gusto, traducción propia: “Este mortal hábito mata a más jóvenes que todas las enfermedades juntas”. ¡Di que sí Tissot!

Él era joven y apuesto, el orgullo de su madre.

Qué bucles, vaya frente despejada, la mirada limpia, quien fuera tu madre.

Seguir leyendo

Publicado en Otros, Religión | Etiquetado , , , | 6 comentarios

Dexter: ¿por qué me cae bien un asesino en serie?

‘Dexter’ es la serie que más me ha enganchado de todas las que he visto, de lejos. La coherencia es total -casi-, allí donde languidecen la mayoría de las superseries, ‘Lost’ y ‘Galáctica’ incluidas, el asesino más famoso de la televisión triunfa. Sin embargo, hay algo que no he parado de preguntarme todo este tiempo: ¿por qué me cae tan bien un asesino en serie? Después de darle unas cuantas vueltas a la cabeza, he sacado algunas conclusiones:

1) Necesidad: Generalicemos. En una sociedad en la que se come sin hambre, se bebe sin sed y se folla sin ganas, ver a un hombre aparentemente normal como Dexter, sujeto a una necesidad, a un instinto que lo mantiene vivo no deja de ser llamativo, ¿una proyección de nuestro apagado querer ser? La necesidad y no otra cosa es el ‘Dark Passenger’ de Dexter, la mujer del vestido rojo. “Negar nuestros impulsos es negar justo lo que nos hace humanos”(Matrix)

2) Control: ¿Qué ocurre cuando esa necesidad inevitable se estrella una y otra vez con la ética? -querer ser vs deber ser-. El padre adoptivo de Dexter le da una herramienta eficaz, la razón y el método, todo con el propósito de reconducir esa necesidad, sin matarla, hacia algo provechoso, acabar con aquéllos que se han salvado de las lentas y torpes garras de la justicia. Detrás de todas estas categorías dormita Nietzsche, el superhombre domina su desierto y escribe nuevas tablas de valores.

3) Reflexión: Derivado del segundo se abre el recurrente tema de la pena de muerte, ¿hay algo que realmente justifique un asesinato?, ¿no están a la misma altura el asesino común y el que acaba con ellos?, ¿no hay un margen de error, por pequeño que sea, que abriría un abismo insalvable al no poder desandar los abigarrados mapas de la muerte? La crítica más dura se la lleva el sistema judicial, un colador que no resarce del delito, fácil de eludir. ¿Sería necesario Dexter si dicho sistema estuviera cerca de ser infalible, implacable y rápido?

4) Justicia: Todos deseamos que se haga justicia, que alguien pueda ver todo lo malo que ocurre y pueda restablecer el equilibrio perdido, que el bien no pase sin recompensa ni el mal sin su castigo correspondiente, ya sea una conciencia universal o una energía que emane de nuestras acciones, que alguien o algo lleve la cuenta para cuando tengas que pasar por caja. Los hombres, esas máquinas de crear divinidades. Dexter cumple a la perfección ese papel, al menos en Miami. No es omnisciente pero el sistema informático del departamento de policía y sus tablas como forense son una poderosa ayuda.

5) Vida secreta: Comenta Gabriel García Márquez que todos los hombres tenemos una vida pública, una vida personal y una vida secreta. Me recuerda un poco a la teoría freudiana del yo, el ello y el superyó pero no viene ahora a cuento. Dexter se mueve como pez en el agua en todas ellas, a menudo tendrá que multiplicarse, y se centra sobre todo en su vida secreta, cuando realmente la gente corriente y moliente desgasta las neuronas en proyectar una imagen correcta, un yo desfigurado, a los demás.

Por último huelga decir que el arte es arte, uno puede estar en contra de la pena de muerte pero disfrutar de una excelente serie, del mismo modo que estar en contra de la esclavitud y admirar las pirámides. Y a pesar de ello es en el arte donde reflejamos y vemos reflejado ese yo primitivo, de modo que aunque tomemos distancia sí tiene que ver de algún modo con nosotros, porque ¿quién no lleva dentro de sí un pequeño asesino en serie, un superhéroe capaz de restablecer el orden del mundo por la noche, aunque viva al filo de la navaja moral, y que por la mañana lleve a los niños a jugar al parque?

Publicado en Reflexiones, Series | Etiquetado , , | 6 comentarios

David Attenborough y la belleza de la “creación”

Me pasé toda mi niñez viendo los documentales de la 2 después de la comida. Mi padre se los inyectaba como si fuera una droga y a mí me parecían bastante aburridos, siempre que no trataran de tiburones o grandes felinos. Hoy los recuerdo con cierta nostalgia. En ellos casi siempre aparecía un hombre campechano, de pelo blanco, que buscaba cualquier oportunidad para tirarse al suelo. Hoy sé que se llama David Attenborough y que esa voz decidida y bien acompasada no era la suya.

Pues bien, a través del blog ‘La ciencia y sus demonios’ encontré este vídeo a propósito de la entrada ‘Dios y la crueldad en la naturaleza’, que escribí hace poco. En él, D. Attenborough desmonta en un santiamén el argumento de ‘hay un creador misericordioso por la belleza de su creación’.

Publicado en Ciencia, Religión | Etiquetado , , , | Deja un comentario